Confianza

No hay nada de malo en tener la confianza en ti mismo, pero tu seguridad debería provenir “del Señor.” Se puede carecer de todas las cosas aquí enumeradas y aún ser alguien lleno de seguridad. Pero sin nuestro señor Jesús Cristo siempre sentiremos un vacío que sólo su misericordia llenará con su plenitud abundante. Acuérdate que en Proverbios 3:26 dice: “…porque el Señor será tu confianza…”. El objeto de tu fe debería ser siempre una sola persona <El Señor>. Lo demás que venga es material o nos llegará poco a poco a su perfecto tiempo. Dios nos da lo que cree qué nosotros necesitaremos, y siempre nos da sin merecer nada a cambio. Mientras tanto tenemos que vivir la vida a su divina imagen con; sabiduría, paz, bondad, amor, intimidad y humildad. Solamente le diréis al Señor, “Señor ayúdame a vivir la vida de fe. A caminar junto a ti y depositar mi confianza y seguridad en ti Señor.”

– Emilio

Advertisements